Guiso de Níscalos al ajillo y jamón

DSCN4741

Me han traído una cestita de Níscalos de mi pueblo, Alía (Cáceres) en la comarca del Geoparque de las Villuercas, donde en estas fechas se pueden recoger gran variedad de setas, boletus, etc. Esta receta que hoy os muestro en este humilde blog, se la quiero dedicar a Vicky Pulgarín, campeona de Masterchef 2014, por ser como es, tan campechana y por hacernos pasar tan buenos ratos durante el programa.
Ingredientes.
– Níscalos
– Ajo
– Jamón
– Guindilla
– Sal
– Aceite
Preparación.
Primero se limpian y se lavan los níscalos, si puede ser sin mucha agua para que no pierdan sus jugos. Si son grandes los troceamos y los apartamos, si son pequeños se pueden poner enteros. Ponemos unas cucharadas de aceite al gusto en una sartén, se calienta y se añaden los ajos troceados. Se dejan dorar a fuego lento junto al trozo de guindilla para que el aceite se impregne de los sabores. A continuación ponemos el jamón troceado y acto seguido los níscalos. Dejamos rehogar todo el conjunto para que los níscalos suelten su jugo y se mezclen bien los sabores. Dependiendo de cómo nos gusten podemos dejar la salsita más suelta o hacemos más el níscalo. Ya estarían listos para degustar con un buen vino de la Ribera del Guadiana, como aperitivo o como primer plato. Espero que os gusten.

DSCN4745

DSCN4752DSCN4747

Publicado en Entre fogones | Etiquetado , , , , | Comentarios desactivados en Guiso de Níscalos al ajillo y jamón

Pasta “aglio, olio e peperoncino”

DSCN4662

La pasta al “aglio, olio e peperoncino” (pasta con ajo, aceite y guindilla) es un clásico de la gastronomía italiana, que siempre me ha gustado cocinar y hoy os presento para quien se atreva con él. Es un plato en el que el maridaje de los sabores del ajo y la guindilla fusionados con el aceite de oliva virgen extra despierta en los paladares un placer especial.  Esta receta es tan antigua, que nadie sabe a ciencia cierta de dónde salió. Se disputan su “paternidad” toscanos, abruzeses, romanos, sicilianos y napolitanos. Es uno de los que llamamos platos fuertes que comían los trabajadores del campo, y que incluso ahora se suele tomar al día siguiente de una noche de fiesta por su más que notable efecto reconfortante. No hay otro plato que con cuatro sencillos ingredientes aporte tanto sabor.

Ingredientes:
Pasta.
Aceite.
Ajo.
Guindilla
Perejil seco o pimienta roja molida para adornar
Sal
Agua.

Preparación:

Poner agua con abundante sal a hervir. Echar la pasta y cocinar según nos indique el fabricante, o probarla y dejarla como nos guste, mejor dejarla ligeramente «al dente» pero siempre tenemos que cocinar a nuestro gusto. Mientras se cuece la pasta, pelar los ajos y cortarlos en láminas. Troceamos la guindilla y le quitamos las semillas en la medida que lo queramos más o menos picante. Ponemos el aceite en una sartén,  y con el aceite frío, echamos el ajo en láminas y la guindilla, ponemos a calentar a fuego medio, si dejar que se nos queme el ajo rápidamente, sino que suelte sus aromas en el aceite, haciéndolo así también conseguiremos un ajo más crujiente y sin quemar para que no amargue. Cuando esté doradito retiramos del fuego, escurrimos la pasta y mezclamos en la sartén para que el aceite impregne todo el conjunto con ese sabor tan característico. Para servir podemos adornarlo con perejil seco o pimienta roja molida. Espero que os guste.

DSCN4666

DSCN4680

DSCN4682

 

 

Publicado en Entre fogones | Etiquetado , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Pasta “aglio, olio e peperoncino”